Buscar este blog

jueves, 23 de diciembre de 2010

Lobos Wyndham 5, No Hay Nada Como Un Hombre Lobo, Mary Janice Davidson

Como cualquier hombre lobo sabe, los olores y emociones e incluso las voces altas tienen color y textura. Y como cualquier hombre lobo ciego sabe -no es que hubiera otro además de él, en la medida de su conocimiento- tú podías tomar esos olores, emociones, y conversaciones y hacer un trabajo bastante bueno de ver. No un excelente trabajo, comparativamente hablando, pero suficiente para tener un concepto sólido del mundo.“Pero no puedo estar embarazada,” la señora Dane decía. ”Imposible.”“Hay al menos una posibilidad.”“¡Pero soy estéril! La dijeron en la clínica!”“Los accidentes ocurren,”dijo alegremente. Él sabía que estaba aturdida, pero complacida. Y tan pronto como el shock desapareciese, ella estaría extasiada. Le Pudo haber dicho que sus trompas de Falopio se las arreglaron para desbloquearse a sí mismas a través de los años, pero eso traería preguntas incómodas. Después de todo, es sólo su médico de cabecera. No la había estado tratando para su infertilidad…
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario